El Dinero Importa: ¿Por qué el Diezmo?


7/26/2018



¿El diezmo continúa siendo relevante? En este número de Cross Connection, nos sentamos con el reverendo Melvin Amerson, Representante de Área de la Fundación Metodista de Texas y especialista en recursos, para escuchar por qué el diezmo aún le importa a Dios ... y su iglesia.

P. Algunos cristianos argumentan que el diezmo es un concepto obsoleto ya que ya no estamos bajo la ley de Moisés. ¿Cuál es su respuesta a esta afirmación?
 
R: Dado que el diezmo no se menciona con frecuencia en el Nuevo Testamento, algunas personas creen que ya no es necesario diezmar. Esto está lejos de la verdad. De hecho, para el tiempo del Nuevo Testamento, la práctica del diezmo era tan común entre las personas de fe que no era necesario referirse constantemente al tema ni exhortar a ser obedientes respecto al mismo.
 
Jesús reconoce la práctica del diezmo en Mateo 23:23 y Lucas 11:42. El apóstol Pablo no menciona, ni se refiere directamente al diezmo, sino que alienta la generosidad que probablemente excede un diezmo, como se menciona en   I Corintios 16: 2 y II Corintios capítulos 8 y 9.
 
P: ¿Deben los cristianos dar sus diezmos a la iglesia local o está bien designarlos a otro ministerio?
           
R: Un diezmo de nuestros ingresos debe ir a nuestro lugar de culto porque dar es un acto de adoración y de honra a Dios. Deuteronomio 16:16c-17, dice “Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías; cada uno con la ofrenda de su mano, conforme a la bendición que Jehová tu Dios te hubiere dado.” El pasar el plato de ofrenda sigue siendo una parte importante del culto cristiano. Hoy también tenemos opciones de donaciones electrónicas que permiten adorar a través del dar, aun cuando no se puede estar presente en un servicio de adoración. Inclusive este tipo de dar es también un acto de adoración. 
 
Además, nuestros diezmos proporcionan los recursos necesarios para hacer el ministerio. En Malaquías 3, Dios mostró una gran desilusión cuando la gente no le honró a Él con sus diezmos y ofrendas, mientras daban esos recursos a otra parte. El versículo 10 dice: “Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa”, que se refiere, por supuesto a la iglesia. Es maravilloso para los creyentes dar generosamente más allá de sus diezmos, para apoyar ministerios y organizaciones más allá de la iglesia local.
 
P: ¿Por qué Dios quiere que sus hijos den generosamente?
 
R: Según los estudios, los metodistas dan aproximadamente el 2 por ciento de sus ingresos a su iglesia. Parte de la razón del declive del diezmo y la fidelidad en dar, se debe en parte a nuestra cultura de consumismo, al cambio y pérdida de valores, a las bajas expectativas de dar, y a la falta de enseñanza intencional sobre el diezmo y el dar según la perspectiva bíblica.
 
Dios quiere que sus hijos practiquen la generosidad para que el dinero no los controle o éste llegue a convertirse en un ídolo en sus vidas. De hecho, la generosidad es una cuestión del corazón. Jesús nos recuerda, “Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” Mateo 6:21.
 
Dar ayuda a evitar que nos apeguemos demasiado a nuestros recursos financieros, activos y otras complacencias. Jesús también dijo, “Ninguno puede servir a dos señores …Tú no puedes server a Dios y al dinero.” (Mateo 6:24) Además, es a través de la generosidad que las personas pueden compartir y conectarse con otras personas que lo necesitan. Promueve un enfoque externo y nos ayuda a convertirnos en las manos y los pies de Dios para hacer el trabajo del Reino de Dios.
P: ¿Cómo el dar bendice al dador?
 
R: Al dar, tenemos la oportunidad de tocar y transformar vidas y comunidades. Es una forma de conectarse con los demás y decir: “Nos importa”. Es increíblemente gratificante. ¡Algunos estudios incluso indican que las personas que dan son más felices!
 
P: ¿De qué manera la práctica regular del diezmo alienta a los cristianos a crecer en su confianza en la provisión de Dios para ellos?
 
R: El Dar está relacionado con la fe y la confianza en Dios, nuestro creador y sustentador. ¡Mientras honramos al Señor con nuestros diezmos, ofrendas y dones, descubriremos que Dios siempre es fiel!