Discurso Episcopal


6/7/2018


El Obispo Scott Jones pronunció su discurso episcopal titulado "Lo Principal" en la Conferencia Anual de Texas el domingo 27 de mayo de 2018 en la Iglesia Metodista Unida The Woodlands.
 
El Obispo Scott Jones fundamentó su directriz episcopal en Efesios 4: 1-7, 11-16. Este pasaje, que según el Obispo afirmó que ha impactado mucho su corazón últimamente, desafía a los creyentes a vivir “vidas llenas de amor, unidad y madurez como el Cuerpo de Cristo.”
 
“Como Cristianos Metodistas Unidos” - enfatizó el obispo – “lo principal es nuestra misión”. “No nacimos de un desacuerdo doctrinal, sino de una profunda compasión por la gente de los suburbios de Inglaterra que no estaban siendo alcanzados por el Evangelio.” Le trajo a la memoria a los participantes, la declaración de la misión de la Iglesia Metodista Unida: “Hacer discípulos de Jesucristo para la transformación del mundo.”

 
El Obispo aseguró a los oyentes que el Libro de Disciplina no sólo establece claramente la misión de la Iglesia Metodista Unida, sino que brinda instrucciones claras y concisas sobre cómo lograr ese fin. De Efesios 4, el Obispo destacó “cuatro palabras para vivir”: Amor, Unidad, Verdad y Ministerio. Él exhortó a los congregados en el evento a aferrarse a estos principios y  a “Mantener lo principal como lo principal.”
 
En su exposición sobre el papel del “Amor” en la Conferencia Anual de Texas, el Obispo comenzó recordándole a los asistentes a la conferencia algunos de sus éxitos en los esfuerzos de recuperación de Harvey y en el ministerio de niños bajo la iniciativa del Obispo “Amamos a todos los hijos de Dios”. Él lanzó el desafío a la Conferencia de Texas a continuar buscando nuevas y creativas formas para participar de esta iniciativa.


Con respecto a la “Unidad”, el Obispo expresó profunda tristeza por la división dentro de la Iglesia Metodista Unida, y advirtió que la verdadera unidad no era posible, aparte de la adhesión a las reglas del Libro de Disciplina. Animó a la Conferencia a unirse fielmente a él para continuar “Orando por nuestro camino hacia adelante”.
 
Cuando el Obispo reflexionó sobre la tercera palabra, "Verdad", repitió el desafío de Pablo de “decir la verdad en amor” (Efesios 4:15). En lugar de evitarse mutuamente durante el conflicto, el Obispo instó a los miembros que estaban en algún tipo de desacuerdo entre sí a pasar más tiempo juntos. Debemos acercarnos el uno al otro en "humildad genuina", dijo el Obispo, y evitar las trampas de demonizarnos unos a otros o hablarnos con ira.

 
En conclusión, el Obispo exhortó tanto a los laicos como a los clérigos a concentrarse en el “Ministerio”. “Lo más importante que podemos recordar en tiempos difíciles” - enfatizó el Obispo – “es que no estamos solos en esto. Es Dios quien está haciendo el trabajo de salvar el mundo ".